Autores y autoras de la memoria

Amorim, Enrique (Salto, Uruguay, 25 de julio 1900 - Buenos Aires, 28 de julio 1960). Narrador, poeta, dramaturgo, novelista y libretista cinematográfico uruguayo.

Hijo de un estanciero uruguayo de origen portugués y de una uruguaya de origen vasco en 1916 llegó a Buenos Aires, donde inició su producción de poemas y cuentos, dividida en varios ciclos. En el primero, con sus novelas rurales "La carreta" (1929), "El paisano Aguilar" (1934) y "El caballo y su sombra"(1941) abordaría los temas del gaucho, el campo y la pampa, a los que estuvo ligado desde niño, abriendo un espacio singular en la literatura del Río de la Plata, en una época de profundos cambios sociales.

El segundo ciclo es de transición, ya que su novelística intenta fórmulas y temas nuevos: psicológicos ("La edad despareja", 1938), policíacos ("El asesino desvelado", 1945) y políticos ("Nueve lunas sobre Neuquén", 1946); fue una etapa dominada por su creciente participación en cuestiones ideológicas. En 1947 se unió al Partido Comunista de Uruguay. De un último período narrativo destacan las novelas "Corral abierto" (1956), "Los montaraces" (1957) y "La desembocadura" (1958), donde combina el realismo con una fantasía inusual y exasperante, y su obra póstuma "Eva Burgos".

Entre sus libros de cuentos se encuentran "Horizontes y bocacalles" 1926, "La plaza de las carretas" 1937 y "Temas de amor" 1960. Su poesía figura en los volúmenes "Veinte años" 1920, "Visitas al cielo" 1930 y "Quiero" 1953. Gran escritor, observador inteligente y artista singular, Enrique Amorim logra espléndidas realizaciones cuando su inquietud ante la injusticia social que presencia no se convierte en obsesión.

Vivió en Montevideo y Buenos Aires, y viajó frecuentemente a Latinoamérica y Europa. Horacio Quiroga, Baldomero Fernández Moreno, Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Aníbal Ponce, Nicolás Guillén y Cándido Portinari fueron algunos de sus amigos.


Arenal, Concepción (El Ferrol, 1820 - Vigo, 1893). Escritora y activista social española . Sorteando las dificultades que en su época se oponían al acceso de las mujeres a la universidad, estudió en Madrid Derecho, Sociología, Historia, Filosofía e idiomas (teniendo incluso que acudir a clase disfrazada de hombre).

En 1847 casó con don Fernando García Carrasco, abogado y escritor, y ambos esposos colaboraron en La Iberia, un influyente periódico liberal. Próxima al krausismo, pronto fueron conocidas sus críticas a la injusticia social de su tiempo (particularmente contra la marginación de la mujer, la condición obrera y el sistema penitenciario), fundamento de un reformismo social de raíz católica.

En 1862 publicó su Manual del visitador del preso, traducido a casi todos los idiomas europeos. En 1864 fue nombrada visitadora general de prisiones de mujeres. Colaboró con Fernando de Castro en el Ateneo Artístico y Literario de Señoras, precedente de posteriores iniciativas en pro de la educación de la mujer como medio para alcanzar la igualdad de derechos. Al mismo tiempo, elaboró una amplia obra escrita, en la que reflexionaba sobre propuestas como la legitimidad de la guerra justa en defensa de los derechos humanos (Ensayo sobre derechos de gentes), la orientación del sistema penal hacia la reeducación de los delincuentes (El visitador del preso), la intervención del Estado en favor de los desvalidos (La beneficencia, la filantropía y la caridad) o conceptos del derecho como en La igualdad social y política y sus relaciones con la libertad, publicado póstumamente (1898). Como penalista propuso una función educativa del sistema penitenciario que reformase al delincuente en lugar de castigarlo.

En sus obras de orientación feminista estudió los problemas a que debía enfrentarse la mujer española de su tiempo para ocupar digna y eficazmente el puesto en que la sociedad humana la necesita, destacando La mujer de su casa (1895) y La mujer del porvenir (1868), en donde combatió los prejuicios sobre la supuesta inferioridad fisiológica, moral e intelectual de la mujer y exploró las consecuencias de su acceso a la educación y al trabajo.


Arlt, Roberto (Buenos Aires, 2 de abril 1900 - 26 de julio 1942). Escritor y periodista argentino, una de las figuras más singulares de la literatura rioplatense. Autodidacta, lector de Nietzsche y de la gran narrativa rusa (Dostoievski, Gorki) y vinculado a principios de la década del veinte con el progresista y didáctico Grupo de Boedo, se le considera el introductor de la novela moderna en su país, aunque su reconocimiento no le llegó hasta los años cincuenta del siglo XX.
El Grupo de Boedo constituía una corriente literaria comprometida en la crítica de la sociedad, en oposición a las tendencias estéticas más formales del Grupo de la Florida, en el cual desempeñaron un papel determinante primero Ricardo Güiraldes y después Jorge Luis Borges.
El periodismo fue, para Arlt, el medio principal de subsistencia. En 1927 ya era cronista policial en Crítica y un año después pasó a ser redactor del diario El Mundo. Allí aparecieron sus cuentos El jorobadito y Pequeños propietarios. Su columna Aguafuertes porteñas (1933), en la que arrojaba una mirada incisiva sobre la ciudad y sus habitantes, le dio gran popularidad: eran textos llenos de ironía y mordacidad, retratos de tipos y caracteres propios de la sociedad porteña. Dio a conocer artículos, cuentos y adelantos de novelas desde las páginas de las revistas Claridad, El Hogar, Azul y Bandera Roja. Resultado de su labor como corresponsal en Europa y África son Aguafuertes españolas (1936) y El criador de gorilas (1941), cuentos de tema "oriental".
Para muchos su obra más acabada es Los siete locos (1929), inquietante novela sobre la impotencia del hombre frente a la sociedad que lo oprime y lo condena a traicionar sus ideales, a la que siguió Los lanzallamas (1931) —ambas publicadas por Dyskolo— y El amor brujo (1932). La colección de cuentos El jorobadito (1933) reitera la temática de sus novelas: la angustia, la humillación y la hipocresía de la sociedad burguesa.
Aunque conoció el éxito y fue leído masivamente, los sectores académicos criticaban sus incorrecciones sintácticas. Solo a finales de los años cincuenta del pasado siglo su obra comenzó a ser reivindicada como uno de los mayores logros de la literatura argentina.


Bergamín Gutiérrez, José (Madrid, 30 de diciembre de 1895 – Hondarribia, 28 de agosto de 1983). Escritor, ensayista, poeta y dramaturgo español de la generación del 27. Estudió leyes en la Universidad Central de Madrid y comenzó desde joven sus colaboraciones literarias en numerosas revistas. En 1923 se le encarga la dirección del suplemento literario Los Lunes de El Imparcial. Gran defensor de la II República, fue fundador y director de la revista Cruz y Raya (1933-1936), que con el tiempo adquirirá una línea de pluralidad, libertad e independencia que hizo de ella una de las tribunas más destacadas de la época. Un año después crea las Ediciones del Árbol (1934-1936).

Formó parte de la Asociación Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura y al inicio de la Guerra Civil (1936) fue nombrado presidente de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Desde ese puesto Bergamín organizó el II Congreso Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura en el año 1937. En ese momento, es uno de los intelectuales españoles más conocidos y con más prestigio de Europa. En 1938 es nombrado agregado cultural «libre» en la Embajada española de París, donde busca apoyos para la República. En 1939, con la caída de Madrid a manos de las tropas franquistas, desaparece su biblioteca personal y Bergamín debe exiliarse en México, hecho que marca su vida personal y profesional.

Durante sus primeros años en el exilio destaca por su labor como editor. Primero en México, posteriormente en Venezuela (1946), Uruguay (1948) y en París (1954). En el año 1958 regresa a Madrid gracias a la autorización del Consejo de Ministros, tras casi veinte años lejos de su patria. Aunque su estancia en la capital no es fácil, dedica su vida a escribir y a recorrer España hasta el año 1963, cuando tiene que volver a exiliarse en Montevideo por haber firmado un manifiesto dirigido a Manuel Fraga Iribarne en el que se denunciaba la represión contra los mineros asturianos.

Volvió definitivamente a España en abril de 1970, convirtiéndose un disidente del proceso político de la "Transición", cuyas componendas fue uno de los primeros en denunciar lúcidamente, lo que le supuso ser expulsado sucesivamente de varios periódicos. Los últimos años de su vida los pasó en el País Vasco donde se cumplió su última voluntad de “ser enterrado en Hondarribia para no dar mis huesos a tierra española”.


Blasco Ibáñez, Vicente (Valencia 1867 – Menton, Francia, 1928). Desde joven ingresó en las filas del Partido Republicano, lo que le valió un breve exilio en París, donde entró en contacto con la corriente naturalista de notable influencia en su obra.

En 1894 fundó el periódico El Pueblo, que sería su plataforma política para su dura campaña contra los gobiernos de la Restauración. Procesado, encarcelado y condenado de nuevo al exilio en 1896, regresó a España dos años después y fue elegido diputado a Cortes en seis legislaturas. En 1914 partió hacia París y allí escribiría la novela que mayor fama mundial le reportó, Los cuatro jinetes del Apocalipsis, y que fue la primera que escribió sobre la Gran Guerra. Tras ella, Mare Nostrum y Los enemigos de la mujer (reeditada por Dyskolo con motivo del centenario del inicio de la 1ª Guerra Mundial) completarían la trilogía literaria escrita desde suelo francés.

Su prolífica obra estuvo vinculada en muchos aspectos al naturalismo francés y a una explícita intención político-social en muchas de sus novelas. Su vigorosa imaginación y poder descriptivo hicieron de Blasco Ibáñez el último gran autor del realismo decimonónico. Su obra tuvo una gran proyección internacional, ampliada por las versiones cinematográficas de algunas de sus novelas.   


Burgos Seguí, Carmen de. (Rodalquilar, Almería, 10 de diciembre de 1867 – Madrid, 9 de octubre de 1932). Periodista, escritora, traductora, pedagoga y activista. Fue conocida por el pseudónimo de Colombine.

Se casó muy joven y, tras un fracasado matrimonio y la muerte de tres de sus hijos, parte hacia Madrid en 1901 para trabajar como maestra, gracias al título que había sacado, estudiando por las noches, a escondidas de su esposo. Tenía 33 años y una plaza en un colegio de Guadalajara, pero su verdadero anhelo era escribir en periódicos y entrar en los círculos intelectuales de la capital.

En 1903, Augusto Suárez de Figueroa fundó el Diario Universal y la contrató para llevar una columna diaria titulada “Lecturas para la mujer”, bajo el seudónimo de Colombine, sugerido por el propio editor. Se convirtió de ese modo en la primera periodista española que trabajó en una redacción y, con posterioridad, en la primera corresponsal de guerra. También fue una activa participante de asociaciones como la de la Prensa o el Ateneo. Escribió más de cien relatos cortos y novelas largas, y redactó miles de artículos en periódicos como El Globo, Diario Universal, La Revista Universal, La Correspondencia de España y ABC entre otros.

Implicada en la causa republicana y defensora durante décadas de los derechos de las mujeres, vería materializada su lucha con la creación en 1920 de la Cruzada de las Mujeres Españolas. Llegando a presidir la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas. Dio conferencias por varios países y dejó su último aliento en convertir España en una república democrática, progresista y afanada en educar a sus ciudadanos. 


Cesarabea, Juan (Madrid, 1923 – 1994), seudónimo de Manuel Suárez García, escritor y guionista de cine.

Su primera obra publicada fue el relato Smashing up!, ganador del Gran Concurso de Narraciones Triunfo 1963, fallado el 27 de abril de 1964. En esos días trabajaba como cartógrafo para la editorial Aguilar, y ya tenía escrita una obra de teatro “La misión de Vega Ancha” que nunca llegó a ser publicada.

El premio reveló a un nuevo autor que enseguida comenzaría una corta carrera en el mundo del cine como guionista. Entre 1966 y 1971 escribió cinco guiones para otros tantos largometrajes, entre ellos “Si volvemos a vernos” (1967), basado en su relato Smashing up!, y dirigido por Francisco Regueiro. Con este mismo realizador colaboraría en el guión de “Honrarás a tus padres” (1971), último trabajo del que se tiene constancia hasta su muerte a los 71 años de edad.


Ciges Aparicio, Manuel (Enguera, Valencia, 14 de enero de 1873 — Ávila, 5 de agosto de 1936). Escritor y periodista. Miembro de la generación del 98, fue el más sincero y comprometido de sus autores, y su testimonio mostró tanto la preocupación por la regeneración de su país, como su denuncia por la situación de injusticia que vivía su pueblo fruto del sistema político.

En 1896, siendo soldado en la guerra contra Cuba publicó un artículo con el seudónimo «Escipión» reclamando la autonomía para la isla y comenzó a escribir cartas en las que criticaba las operaciones militares y la política de Weyler. Descubiertos sus textos fue acusado de alta traición y encarcelado en la fortaleza de La Cabaña hasta mediados de 1899.

De regreso a España trabajó en las redacciones de El Pueblo (Valencia), Vida Nueva (Madrid), El País (Madrid), El Progreso (Zaragoza) y militó en el republicanismo.

Entre 1903 y 1910 publicó cuatro libros autobiográficos: El libro de la vida trágica: del cautiverio (1903) sobre su estancia en la prisión colonial y que fue un auténtico éxito; El libro de la vida doliente: del hospital (1906); El libro de la crueldad: del cuartel y de la guerra (1906) y El libro de la decadencia: del periodismo y la política (1907); y dos de denuncia social en la serie «Las luchas de nuestros días»: Los vencedores (1908) y Los vencidos (1910).

Ingresó en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en noviembre de 1909, poco antes de abandonar España rumbo a París. Recorrió el norte de África como enviado especial de El Pueblo y, finalmente, regresó a Madrid en 1917 donde se incorporó a la plantilla de El Imparcial como analista de política internacional.

En 1928 y 1929 fue director de La Voz de Aragón (Zaragoza). Desligado años antes del PSOE, con la llegada de la 2ª República se aproximó al partido de Manuel Azaña, Izquierda Republicana, y compaginó su carrera periodística con el puesto de Gobernador civil en Baleares (desde el 16 de febrero de 1933 al 21 de diciembre de 1935), Santander (22 de febrero a 3 de junio de 1936), Lugo (3 de junio a 5 de julio de 1936) y Ávila, donde le sorprendió el golpe militar del 18 de julio. Detenido y supuestamente “liberado” el 4 de agosto, el cadáver de Manuel Ciges apareció en la madrugada del día 5 cerca del cementerio de la ciudad con un tiro en la cabeza.


Felipe, León (Tábara, Zamora, 11 de abril de 1884 - Ciudad de México, 18 de septiembre de 1968). Su verdadero nombre era Felipe Camino Galicia de la Rosa y fue representante de los autores exiliados tras la Guerra Civil. A lo largo de su vida realizó diversas profesiones y vivió en numerosas ciudades y países. Al estallar la Guerra Civil española se encontraba en Panamá, desde donde regresó a España para apoyar la causa republicana. En 1938 se exilió definitivamente en México.

Su obra poética se abrió con Versos y oraciones del caminante (1920), cuya sencillez temática y estilística distanció al autor de las corrientes posmodernistas del momento. En el segundo volumen de Versos y oraciones del caminante (1930) vuelven los temas intimistas centrados en la experiencia cotidiana, pero el tono elevado y profético revela el magisterio de Walt Whitman, que fue traducido por el autor.

La experiencia de la guerra civil y el exilio posterior configuraron una voz poética combativa y rebelde, especialmente a través de La insignia (1937), El payaso de las bofetadas y el pescador de caña (1938) o Español del éxodo y el llanto (1939). Sus composiciones, de gran fuerza lírica y hondo contenido social, rememoran el drama de la derrota y el destierro, al tiempo que reflejan la condición humana con apasionado idealismo. Tras Ganarás la luz (1943), y Parábola y poesía (1944) publicó Antología rota (1947), selección de poemas que llegó a gran número de lectores. En su libro postrero, titulado ¡Oh, este viejo y roto violín! (1965), reflexiona sobre el tiempo, el sueño y la muerte, temas centrales de su última etapa.


First, Ruth (Johanesburgo 1925 - Maputo 1982). Escritora, periodista y activista sudafricana contra el régimen del apartheid.

Sus padres, inmigrantes judíos procedentes de Lituania, fueron miembros fundadores del Partido Comunista de Sudáfrica. Organización a la que se uniría Ruth First hasta que se alió al Congreso Nacional Africano (CNA) en la lucha contra el régimen racista de Sudáfrica.

Tras graduarse en la Universidad de Witwatersrand en 1946, trabajó como periodista, al tiempo que se implicó en las luchas sociales y sindicales de su país. En 1949 se casó con el dirigente del CNA Joe Slovo. Ambos fueron juzgados por traición y absueltos en 1958. Cinco años después Ruth First fue arrestada de nuevo en régimen de aislamiento, y de esta experiencia surgió el libro 117 Días (1965). Tras su puesta en libertad vigilada huyó al Reino Unido y posteriormente a Mozambique, donde fue asesinada el 17 de agosto de 1982 por una carta bomba preparada por la policía de Sudáfrica.

Entre sus obras destacan The Barrel of a Gun: Political Power in Africa and the Coup d’etat in Africa (1970), Libya: The Elusive Revolution (1970) y  The South African Connection: Western Investment in Apartheid (1972).


García Lorca, Federico (Fuentevaqueros, 5 de junio de 1898 - Víznar, 19 de agosto de 1936). Poeta y dramaturgo español.

En 1915 comienza a estudiar Filosofía y Letras, así como Derecho, en la Universidad de Granada. Forma parte de El Rinconcillo, centro de reunión de los artistas granadinos donde conoce a Manuel de Falla. Entre 1916 y 1917 realiza una serie de viajes por España con sus compañeros de estudios, conociendo a Antonio Machado. En 1919 se traslada a Madrid y se instala en la Residencia de Estudiantes, coincidiendo con numerosos literatos e intelectuales.

Junto a un grupo de intelectuales granadinos funda en 1928 la revista Gallo, de la que sólo salen 2 ejemplares. En 1929 viaja a Nueva York y a Cuba. Dos años después funda el grupo teatral universitario La Barraca, para acercar el teatro al pueblo, y en 1936 vuelve a Granada donde es detenido y fusilado por sus ideas republicanas.

Escribe tanto poesía como teatro, si bien en los últimos años se volcó más en este último, participando no sólo en su creación sino también en la escenificación y el montaje. En sus primeros libros de poesía se muestra más bien modernista, siguiendo la estela de Antonio Machado, Rubén Darío y Salvador Rueda. En una segunda etapa aúna el Modernismo con la Vanguardia, partiendo de una base tradicional.

En cuanto a su labor teatral, Lorca emplea rasgos líricos, míticos y simbólicos, y recurre tanto a la canción popular como a la desmesura calderoniana o al teatro de títeres. En su teatro lo visual es tan importante como lo lingüístico, y predomina siempre el dramatismo.

En la actualidad Federico García Lorca es el poeta español más leído de todos los tiempos.


Hernández, Felisberto (Montevideo, 20 de octubre de 1902 - 13 de enero de 1964). Pianista y escritor. Realizó numerosas giras presentando conciertos por el interior de Uruguay y de la Argentina. Fue compositor, destacándose entre sus obras: Canción de cuna, Primavera, Negros, Marcha Fúnebre, Crepúsculo. En 1925 publicó su primer libro, Fulano de Tal. Posteriormente Libro sin Tapas (1929), La cara de Ana (1930) y La envenenada (1931). Su interés por la filosofía, la psicología y el arte, lo llevó a integrar el círculo de amigos al que pertenecían Carlos Vaz Ferreira, Alfredo y Esther Cáceres y Joaquín Torres García, entre otros.

Hacia 1940 abandonó definitivamente su carrera de pianista y se dedicó a la literatura. En 1942 publicó, Por los tiempos de Clemente Colling, que marca una nueva etapa en su proceso creativo. Le sigue en ese mismo año El caballo perdido, un libro de evocación y al mismo tiempo de análisis de esa evocación, obteniendo un premio del Ministerio de Instrucción Pública.

En 1946 viajó a París con una beca del gobierno francés. Pero será en 1947, con Nadie encendía las lámparas, cuando la fantasía entre a jugar un rol primordial en la construcción de su narrativa. A partir de ahí sus creaciones se situarán en un plano de equilibrio entre la memoria y la fantasía: Las Hortensias (1949), Lucrecia (1953), La casa inundada y El cocodrilo (1962), y en la póstuma e inconclusa Tierras de la memoria (1965). El equilibrio entre ambas raíces de la narración es notorio y constituye, sin duda, uno de los pilares de su belleza. En 1955 publicó su "manifiesto estético": Explicación falsa de mis cuentos en La Licorne.


López Salinas, Armando (Madrid, 31 de octubre de 1925 - 25 de marzo de 2014) fue uno de los escritores más relevantes del realismo social español. Pero sus obras fueron sistemáticamente prohibidas por la dictadura franquista.
Fue finalista del Premio Nadal en 1959 con "La mina" y recibió el Premio Antonio Machado en 1962, que concedía la editorial Ruedo Ibérico en París, por la novela "Año tras año", que no fue publicada en España por "atentar contra el régimen y sus instituciones" y por ser "claramente filocomunista", como decía el informe de censura. Como homenaje en el aniversario de su fallecimiento, la editorial Dyskolo rescató la novela en formato digital y bajo una licencia libre.
López Salinas fue también autor de tres libros de viajes: "Caminando por Las Hurdes" (1960), escrito con Antonio Ferres; "Por el río abajo" (1966), con Alfonso Grosso, y "Viaje al país gallego" (1967), con Javier Alfaya.
También publicó el ensayo "Alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura" (1977) y recientemente se editó su libro "Crónica de un viaje y otros relatos", escrito en 1964, pero que no pudo salir a la luz por ser denegada su publicación por la censura. Dyskolo también ha publicado el relato "Una historia familiar".
Militante del Partido Comunista de España, desde finales de la década de los 50, colaboró en la "redacción interna" de Radio España Independiente 'La Pirenaica' y formó parte, de manera temprana, del cuadro político de la organización de intelectuales del PCE. Fue Miembro del Comité Central del partido, subdirector de Mundo Obrero y candidato a diputado por Jaén en elecciones democráticas de 1977. Aunque más tarde se alejó de la primera línea de la política, Armando López Salinas nunca abandonó su militancia activa en el PCE.


Machado, Antonio (Sevilla, 26 de julio de 1875 - Coillure, Francia, 22 de febrero de 1939). Poeta, dramaturgo y narrador español de la Generación del 98.

Cursó estudios en la Institución Libre de Enseñanza y posteriormente en los institutos San Isidro y Cardenal Cisneros. Viajó a París, en compañía de su hermano, donde trabajaron como traductores en la casa Garnier. Allí conocieron a Rubén Darío, que era corresponsal del diario «La Nación» de Buenos Aires, y a Oscar Wilde.

En 1907 obtuvo la cátedra de Francés en Soria, y ese mismo año publicó «Soledades, Galerías y otros poemas». En 1909, se casó con Leonor Izquierdo Cuevas que moriría pocos años después. En 1911, obtuvo una beca de la Junta de Ampliación de Estudios, para perfeccionarse en lengua y literatura francesas. En 1912, publicó «Campos de Castilla», con enorme éxito. Tras la muerte de su mujer se trasladó a Baeza, donde enseñó francés y se formó en filosofía y griego, con el objeto de perfeccionar sus conocimientos, obteniendo la Licenciatura en Filosofía en la Universidad de Madrid. En 1927 fue nombrado miembro de la Real Academia. Un año después conoció a la poetisa Pilar de Valderrama, la «Guiomar» de sus poemas. Posteriormente se trasladó, en 1932, a Segovia donde colaboró en la universidad popular fundada en dicha ciudad.

Durante los años veinte y treinta escribió teatro en colaboración con su hermano Manuel. La Guerra Civil estalló cuando se encontraba en Madrid. En 1939 fue evacuado a Valencia, y de allí a Barcelona, desde donde cruzó la frontera hasta Coillure. Allí falleció a los pocos días de su llegada.


Mariátegui, José Carlos (Moquegua, 1894 – Lima, 1930), político y ensayista peruano, fue uno de los ideólogos marxistas de América Latina más influyentes del siglo XX.

Desde su juventud participó en la vida política de su país, la cual combinó con su labor como periodista. Fundó la revista Nuestra Época y el diario La Razón. Para alejar del país a tan incómodo crítico, el presidente Augusto Bernardino Leguía lo envió a Italia, donde pasó cerca de tres años (1920-1923) que fueron cruciales en su maduración intelectual.

A su regresó a Perú, Mariátegui llegó transformado en un hombre distinto: un marxista convencido, un crítico bien informado y un revolucionario dispuesto a servir a la causa americana. En 1926, fundó la revista Amauta (el nombre en quechua significa "maestro, filósofo", y fue aplicado después a él mismo), que se publicó hasta 1930, siendo uno de los grandes órganos de difusión del pensamiento, la crítica y la creación en América. Colaboró con distintas revistas literarias; organizó el Partido Socialista (1928), que luego se convirtió en el Partido Comunista Peruano, y la Confederación General de Trabajadores (1929). Su muerte, ocurrida en Lima a la edad de 35 años, interrumpió una trayectoria político-intelectual fecunda y cargada de enorme proyección latinoamericana y mundial.

Mariátegui publicó pocos libros en vida, pero su obra, recopilada póstumamente, llena numerosos volúmenes. Del conjunto, nada supera en importancia y difusión a su célebre Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana (1928). Es el primer examen integral de la problemática política, social, económica y cultural del país desde un punto de vista marxista, dotado de un innegable oportunismo histórico, de una gran precisión y, sobre todo, de una notable capacidad para aplicar un enfoque flexible y lúcido, evitando las estrecheces ideológicas que abundan en ese tipo de estudios. Entre sus ensayos se encuentran: El artista y la época, Defensa del marxismo y Signos y obras, todos publicados en 1959 como parte de sus Obras completas.


Pardo Bazán, Emilia. (A Coruña, 16 de septiembre de 1851 - Madrid, 12 de mayo de 1921) fue una novelista, periodista, ensayista y crítica literaria introductora del naturalismo en España.

Hija de una familia gallega noble y muy pudiente de España, Emilia recibió una excelente educación fomentando su amor por la literatura.

En 1868, tras contraer matrimonio con José Quiroga Pérez Deza, se estableció en Madrid. Y en 1872 la familia se marchó a Francia. Viajaron por Inglaterra, Italia y Alemania, donde Emilia aprendió inglés y alemán. Durante este viaje publicó crónicas en el diario El Imparcial —recogidas después en uno de sus libros de viajes, Por la Europa católica (1901)—. Como escritora se dio a conocer con un Estudio crítico de las obras del padre Feijoo (1876), con el que ganó un premio. Ese mismo año nació su primer hijo, a quien le dedicará un libro de poemas titulado Jaime, y en 1879, coincidiendo también con el nacimiento de su primera hija, Blanca, publicó su primera novela, Pascual López, con la que obtuvo un éxito de público. Esto la empujó a seguir escribiendo y en 1881 publicó Un viaje de novios, una obra curiosamente híbrida, en la que elementos puramente realistas se mezclan con otros propios de la novela de tesis —en este caso, la imprudencia de un matrimonio de conveniencia— y con profusas descripciones de paisajes y personajes, que toma de Balzac y Daudet, y que ya anuncian su próximo interés en el Naturalismo.

En 1882 comenzó, en la revista La Época, la publicación de una serie de artículos sobre Émile Zola y la novela experimental, reunidos posteriormente en el volumen La cuestión palpitante (1883), que la acreditaron como uno de los principales impulsores del naturalismo en España. El revuelo que provoca es extraordinario y se ataca la obra como manifiesto en favor de la pornografía francesa y la literatura atea, con más gravedad puesto que la autora es una mujer, esposa y madre. Su marido, horrorizado por la situación, le exigió que cesara de escribir y que se retractase públicamente de sus escritos; no lo hizo, sino que decidió separarse de él un año más tarde, en 1884. En ese año publicó La dama joven, que trata precisamente sobre crisis matrimoniales. Benito Pérez Galdós, por entonces cercano también al Naturalismo, inicia una relación amorosa con ella que durará más de veinte años. En cuanto al Naturalismo practicado por Pardo Bazán, como el de Galdós, frente a los principios ideológicos y literarios de Zola, acentuaba la conexión de la escuela francesa con la tradición realista española y europea. El método naturalista culmina en Los pazos de Ulloa (1886-1887), su obra maestra.

Su intervención en el periodismo político la lleva a luchar incansablemente por la emancipación social e intelectual de la mujer. Publica ensayos como La revolución y la novela en Rusia (1887) o La mujer española (1890) y sus conferencias en instituciones de renombre tienen tanto éxito que es invitada a repetirlas. Además escribió más de ciento setenta cuentos y relatos, recogidos en varios libros.

En 1892 fundó y comenzó a dirigir la publicación La Biblioteca de la mujer. Asistió a congresos como el Congreso Pedagógico, en donde denuncia la desigualdad educativa entre el hombre y la mujer. Prueba de ello fue el rechazo de la Real Academia de la Lengua a que ingresara en la institución (en los años 1889, 1892 y 1912), por más que en 1906 llegó a ser la primera mujer en presidir la Sección de literatura del Ateneo de Madrid.


Pérez Galdós, Benito (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, 4 de enero de 1920). Novelista, dramaturgo y articulista español.

Su primera novela, La sombra, de factura romántica, apareció en 1870, seguida, ese mismo año, de La fontana de oro. Dos años más tarde, mientras trabajaba como articulista para La Nación, Galdós emprendió la redacción de la primera serie de los Episodios Nacionales, alcanzando tal éxito que hubo de continuar con la segunda, que finalizó en 1879. En total, veinte libros enlazados por las aventuras folletinescas de su protagonista.

Durante este período también escribió novelas como Doña Perfecta (1876) o La familia de León Roch (1878), obra que cierra una etapa literaria señalada por el mismo autor, quien dividió su obra entre novelas del primer período y las novelas contemporáneas, que se inician en 1881, con la publicación de La desheredada. Con posterioridad aparecieron algunas de sus obras más importantes: Fortunata y Jacinta, Miau y Tristana.

Galdós también escribió algunas novelas más experimentales, en las que, en un intento extremo de realismo, utilizó íntegramente el diálogo, como Realidad (1892), La loca de la casa (1892) y El abuelo (1897), algunas de ellas adaptadas también al teatro, siendo su mayor éxito en este terreno la representación de Electra (1901), obra polémica que provocó numerosas manifestaciones y protestas por su contenido anticlerical.

Durante los últimos años de su vida se dedicó a la política, siendo elegido, en la convocatoria electoral de 1907, por la coalición republicano-socialista, cargo que le impidió, debido a la fuerte oposición de los sectores conservadores, obtener el Premio Nobel.


Rivera, José Eustasio (San Mateo-Rivera, Colombia, 19 de febrero de 1888 – Nueva York, 1 de diciembre de 1928). Nació en el seno de una familia modesta, de escaso poder económico y dedicada a distintas labores relacionadas con el campo.

Desde el colegio, sobresalió por sus habilidades para las matemáticas y las letras. Posteriormente comenzó a ser reconocido por sus poemas y sonetos. Rivera desarrolló un estilo muy personal en el que se aproxima a la geografía colombiana. En términos generales, la totalidad de la obra de José Eustasio Rivera se encuentra relacionada con el sentido trágico de la vida.

Su primera obra es un libro de poemas, Tierra de promisión (1921l), con la que alcanza cierta notoriedad, su segunda y última obra, la novela La Vorágine (1924) de corte naturalista, que es un clásico de la narrativa realista pre-mágica, hasta el punto de ser considerada por muchos como la gran novela de la selva latinoamericana.

Trabajó como abogado, atendía cuantiosos pleitos en los Llanos de Casanare, por lo cual permanecía largas temporadas en Sogamoso, puerta de entrada a Los Llanos. Fue diputado al Congreso, desempeñó el cargo de inspector del gobierno en las explotaciones petrolíferas de la región del Magdalena. Estos encargos lo llevaron de nuevo a la misma selva que había sido fronteriza con su ciudad natal, y es esta selva lo que inspira la creación literaria del autor, recuperando en él las raíces de su infancia y la fantasía de su juventud.


Rodó, José Enrique. Nació en Montevideo el 15 de julio de 1871 y falleció en Palermo (Sicilia) el 1º de mayo de 1917.

Máximo exponente del ensayo literario del Modernismo hispanoamericano y miembro de la generación uruguaya del 900, Rodó fue testigo de la crisis espiritual del Fin de Siglo, del expansionismo estadounidense y del peligroso influjo de su modelo utilitario de progreso. Con las armas del intelectual liberal -el pensamiento, la palabra y la escritura- luchó por fortalecer una identidad cultural latinoamericana basada en sus valores humanísticos, tan necesarios en aquellas «democracias imperfectas» que marginaban por improductivo el pensamiento y el arte. Transcurrido un siglo, su escritura sigue suscitando reflexiones, relecturas y polémicas.

La estatura de su prosa y la dimensión de su talento quedaron nítidamente establecidas ya en 1900, con la publicación de Ariel, el cual tuvo una resonancia amplísima en todo el ámbito de habla española. Anteriormente había publicado La Vida Nueva (1897) y el estudio critico sobre Rubén Darío (1899).

Reconocido, pues, tempranamente, alternando su labor de escritor con las actividades políticas José Enrique Rodó se convirtió en uno de los principales integrantes de la excepcional generación uruguaya del 900, junto con los narradores Javier de Viana, Carlos Reyles y Horacio Quiroga; el filósofo Carlos Vaz Ferreira; el dramaturgo Florencio Sánchez, y los poetas María Eugenia Vaz Ferreira, Julio Herrera y Reissig y Delmira Agustini, entre otros.

Entre sus obras destacan la ya citada Ariel (1900), en que propuso el idealismo espiritualista como rasgo de defensa cultural de los países de Hispanoamérica frente al creciente dominio EE.UU.; Motivos de Proteo (1909), obra de filosofía moral; y El mirador de Próspero (1914), recopilación de ensayos sobre escritores hispánicos.

En 1916 eligió un voluntario exilio errante trabajando para el prestigioso periódico argentino La Nación como corresponsal de cultura en Europa, pero una enfermedad puso fin a su vida cuando se encontraba en Sicilia. Sus crónicas fueron recogidas en El camino de Paros (1918), publicadas póstumamente.


Sacristán Luzón, Manuel (Madrid, 5 de septiembre 1925 - Barcelona, 27 de agosto 1985). Realizó sus estudios de Filosofía y Derecho en la Universidad de Barcelona, y estudió Lógica en Münster. Profesor de la Universidad de Barcelona, fue expulsado de la misma por sus ideas políticas y restituido a su cátedra años más tarde. En su vida unió la praxis sociopolítica con el conocimiento científico y la reflexión filosófica. Introdujo y propagó en España el pensamiento marxista y fue miembro y dirigente del PCE y del PSUC, el partido de los comunistas catalanes.

En 1964 publicó Introducción a la lógica y al análisis formal, obra considerada como esencial en la recuperación y consolidación de la lógica matemática en el ámbito universitario y a la que seguirían numerosos ensayos que le convertirían en verdadero introductor en España del pensamiento de entre otros: György Lukács, Antonio Gramsci, Labriola, Harich… aparte de sus singulares reflexiones sobre los grandes clásicos de la tradición, Marx, Engels y Lenin. Fueron muy importantes sus cinco traducciones de la obra del gran lógico y filósofo norteamericano W.O. Quine (más de 30.000 páginas por él traducidas del inglés, francés, italiano, alemán, catalán y griego clásico).

Inició en 1975 la traducción y publicación de las obras completas de Marx y Engels (OME) para Grijalbo-Critica, de las que llegaron a publicarse 11 volúmenes. Sacristán tradujo los dos primeros libros de El Capital y la mitad del tercero. Fue director de las revistas Materiales y mientras tanto, y el grueso de su obra -además de su tesis doctoral, Las ideas gnoseológicas de Heidegger (Crítica, prólogo de F. Fernández Buey) y su célebre y ya citada Introducción a la lógica y al análisis formal (Ariel) se publicó en cinco volúmenes, bajo el título general, por él elegido, de “Panfletos y Materiales”: Sobre Marx y marxismo, Papeles de filosofía, Intervenciones políticas, Lecturas y Pacifismo, ecologismo y política alternativa. Póstumamente se han editado: Lógica elemental (Vicens Vives, edición de Vera Sacristán), El orden y el tiempo y Lecturas de filosofía contemporánea (Trotta, edición de Albert Domingo Curto), M.A.R.X, Escritos sobre El Capital y textos afines, Seis conferencias, Sobre dialéctica y Sobre Gerónimo (El Viejo Topo, edición de Salvador López Arnal). Sus entrevistas han sido recogidas en Acerca de Manuel Sacristán (Destino, edición de Pere de la Fuente y Salvador López Arnal) y De la primavera de Praga al marxismo ecologista (Los Libros de la Catarata, edición de Francisco Fernández Buey y Salvador López Arnal).


Saralegui Leindekar, Graciela María (Montevideo, 21 de septiembre, 1925 – Punta del Este, 6 de mayo, 1966). Su infancia transcurrió en el campo uruguayo. Estudió Letras en la Facultad de Humanidades. A los 16 años publicó su primer libro de poemas, Hilera de tréboles. A los 20 obtuvo el Premio de Instrucción Pública de su país con el poemario Mares Vegetales, galardón que volvió a obtener dos años después por Silbidos Azules. Con Sombras sin sueño ganó el Concurso Hispanoamericano de Poesías realizado en Ecuador.

En 1956 se estableció en Punta del Este, donde fundó el Centro de Artes y Letras, y en 1962 junto a Glauco Capozzoli dio vida a “Ediciones el Puerto”, orientada a publicar libros numerados para bibliófilos, entre los que destacaron El cocodrilo de Felisberto Hernández y Hojas de poesía de Mario Benedetti.

En esa época colaboraba en los más importantes diarios y revistas del Uruguay e, igualmente, con sus xilografías en otras editoriales montevideanas.

Su obra publicada se inició con Hilera de tréboles (1942), libro al que siguieron Potros enlazados (1949), Mares vegetales (1950), Sombras sin sueño (1953) y Tocando fondo (1965)

Casada con el arquitecto Javier Querejazu, murieron en accidente de tráfico entre Montevideo y Punta del Este el 6 de mayo de 1966. 


Soca, Susana (Montevideo,19 de julio de 1906 - Río de Janeiro, 11 de enero de 1959). Nacida en una familia acomodada, vivió desde su infancia en contacto con importantes escritores de la época y durante grandes temporadas en París, primero con su familia y posteriormente sola.

En 1938 se estableció definitivamente en la capital francesa, pasando allí los años de la 2ª Guerra Mundial. Siempre abierta al diálogo, por encima de las fronteras nacionales y los idiomas, durante los últimos días de la ocupación alemana Susana Soca imaginó una revista literaria que reuniera aportes latinoamericanos y franceses. Ese fue el origen, en 1947, de la publicación Cahiers de La Licorne, con un unicornio como emblema que recogía la constelación homónima, y cuyos tres primeros números fueron publicados en Francia. Un año después se trasladó a Montevideo y bajo el nombre Entregas de La Licorne continuó editando, hasta su trágica muerte en un accidente de avión, unos cuadernos donde se reunían textos de autores reconocidos, tanto americanos como europeos, como Jorge Luis Borges, Juan Carlos Onetti o Boris Pasternak.

Toda su obra fue publicada póstumamente por sus amigos en los cuadernos que la hicieran famosa. Dyskolo ha publicado sus poemarios "En un país de la memoria" y "Noche cerrada", así como una antología de sus ensayos literarios reunidos bajo el título "Memoria poética".


Torriente Brau, Pablo de la (San Juan de Puerto Rico, 12 de diciembre 1901 - Majadahonda, España, 19 de diciembre de 1936). Escritor y periodista cubano cuya vida  transcurrió, intensa y apasionante, desde su nacimiento hasta su muerte en el frente de Majadahonda, durante la guerra civil española. En Cuba, país donde se formó, inició y desarrolló su actividad como luchador antidictatorial y antiimperialista. Sufrió cárceles y vivió en el exilio, como consecuencias de esas luchas. A partir de esas experiencias personales escribió gran parte de su obra periodística que renovó el lenguaje de ese medio de comunicación en su época y constituyó un importante antecedente de lo que hoy conocemos como género testimonio.

El resto de su obra narrativa —novela y cuento—, representativa de la vanguardia cubana, incorporó la riqueza del habla popular y la agudeza del humor para entregar vigorosos y trascendentes temas humanos.

Pablo fue un cronista imaginativo e incesante de los múltiples y cruciales acontecimientos históricos por los que pasó su vida en Cuba, Estados Unidos y España.

A su intensa obra escrita pertenecen los títulos Cartas y crónicas de España (publicado por Dyskolo), Aventuras del soldado desconocido cubano y Presidio Modelo, entre otros. El héroe y otros relatos de misterio (Dyskolo, 2016) es una selección realizada con motivo del 80 aniversario de su muerte.


Valera y Alcalá-Galiano, Juan (Cabra, Córdoba, 18 de octubre de 1824 — Madrid, 18 de abril de 1905). Nacido en el seno de una familia aristocrática venida a menos, estudió Lengua y Filosofía en el seminario de Málaga entre 1837 y 1840 y en el colegio Sacromonte de Granada en 1841. Con posterioridad realizó estudios de Filosofía y Derecho en la Universidad de Granada y comenzó a ejercer la carrera diplomática en Nápoles junto al embajador y poeta Ángel de Saavedra, Duque de Rivas, donde se dedicó a la lectura y al estudio del griego. Estuvo también en Portugal, Rusia, Brasil, Estados Unidos, Bélgica y Austria. En 1861 ingresó en la Real Academia Española. Escribió artículos periodísticos y ensayos, tales como Sobre el Quijote (1861) y Estudios críticos sobre literatura, política y costumbres de nuestros días (1864). Su talento de novelista, visible en la gracia del estilo, hecho de formas sencillas y de frases cortas, se revela en Pepita Jiménez (1873), Las ilusiones del doctor Faustino (1875), Doña Luz (1879) y Juanita la larga (1895). 

Valera es un escritor de difícil clasificación; abordó tanto el romanticismo como el realismo y el naturalismo, aunque se condujo siempre por encima y al margen de las modas literarias de su tiempo, rigiéndose por unos principios estéticos generales de sesgo idealista. Consideró que el arte no tiene ningún objetivo, excepto servir a la belleza.

Para el hispanista Gerald Brenan fue el mejor crítico literario del siglo XIX después de Menéndez Pelayo.


Valle-Inclán, Ramón María del (Villanueva de Arosa, 28 de octubre de 1866 — Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936). Narrador y dramaturgo español, fue uno de los grandes autores de principios de siglo XX, ejemplo de modernismo literario y miembro de la llamada Generación del 98. 

Instalado en Madrid en 1896, Valle-Inclán comienza poco tiempo después su carrera como dramaturgo, estrenando obras como Cenizas y empieza a formar parte del movimiento de fin de siglo junto a autores como Unamuno. Posteriormente publicó sus famosas Sonatas, protagonizadas por el Marqués de Bradomín y realiza su adaptación teatral.

Su etapa más creativa vendría a partir de 1910, con obras como Voces de Gesta o La marquesa Rosalinda, y destacando, sin duda, Tirano Banderas (1926) y, sobre todo la pieza Luces de bohemia (1920) en la que el esperpento se mezcla con la realidad del Madrid de los cafés y la cínica tradición española.

Proclamada la República en 1931, fue nombrado presidente del Ateneo de Madrid; un año después, conservador del Tesoro Artístico Nacional y Director de la Escuela de Bellas Artes de Roma.

Valle-Inclán murió en Santiago de Compostela el 5 de enero de 1936.


Vallejo Mendoza, César (Santiago de Chuco, Perú, 16 de marzo de 1892 - París, 15 de abril de 1938). Poeta y escritor peruano considerado entre los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX. Publicó en Lima sus dos primeros poemarios: Los heraldos negros (1918) y Trilce (1922), obra que significa ya la creación de un lenguaje poético muy personal, coincidiendo con la irrupción del vanguardismo a nivel mundial. En 1923 publicó su primera obra narrativa: Escalas, colección de estampas y relatos. Ese mismo año partió hacia Europa, para no volver más a su patria. Hasta su muerte residió mayormente en París.

En esta última etapa de su vida no publicó libros de poesía, aunque escribió

una serie de poemas que aparecerían póstumamente. Publicó en cambio libros en prosa: la novela proletaria o indigenista El tungsteno (Madrid, 1931) y el libro de crónicas Rusia en 1931 (Madrid, 1931). Escribió también entonces su cuento más famoso, Paco Yunque, que fue publicado años después de su muerte.

Sus poemas póstumos fueron agrupados en dos poemarios: Poemas humanos y España, aparta de mí este cáliz, publicados en 1939 gracias al empeño de su viuda, Georgette Vallejo. La poesía reunida en estos últimos libros es de corte social, con esporádicos temas de posición ideológica y profundamente humanos.

Para muchos críticos, los «poemas humanos» constituyen lo mejor de su producción poética, que lo han hecho merecedor del calificativo de «poeta universal».